lunes, 20 de abril de 2009

Fisuras (cisuras) del pulmón

Características generales

Son fisuras profundas que, cuando son completas, atraviesan el pulmón de una cara a otra, interrumpidas solo a nivel de la raíz pulmonar. Dividen cada uno de los dos pulmones en lóbulos, los cuales disponen de una o más caras interlobares, cada fisura pulmonar esta constituida por dos caras interlobulares (pulmón izquierdo) y tres caras interlobulares (pulmón derecho), estas caras están tapizadas por la pleura visceral que cubre la superficie del tejido pulmonar.

Cuando el pulmón esta insuflado, las caras interlobares de los diferentes lóbulos se hayan en contacto.

Existen numerosas variantes en la anatomía de las fisuras:
  • Por falta: en este caso, dos lóbulos vecinos están reunidos por un puente de parénquima pulmonar, aparentemente sin fisuras, pero que presenta un plano de separación análogo al que separa los segmentos pulmonares.
  • Por exceso: son las fisuras supernumerarias.
  • Por modificaciones patológicas: fusión de las hojas pleurales, desplazamiento de las fisuras por retracción pulmonar, etc.

FISURAS DEL PULMÓN DERECHO

Existen dos: fisura oblicua y fisura horizontal.

Fisura oblicua (mayor):

Comienza en la parte posterosuperior del hilio, para ascender oblicuamente hacia atrás. Aparece en la porción vertebral de la cara costal del pulmón a la altura de la 5ª costilla. Desciendo luego oblicua abajo y adelante para alcanzar la cara diafragmática, por detrás de su parte anterior. Atraviesa esta cara de lateral a medial, llega a la parte prehiliar de la cara mediastínica y haciende hacia atrás para llegar a la parte anterior e inferior del hilio.

Separa:

  • Arriba y atrás: el lóbulo superior del lóbulo inferior.
  • Abajo y adelante: el lóbulo inferior del lóbulo medio.

Fisura horizontal (menor):

Semeja una ramificación de la fisura oblicua de la que parece desprenderse a nivel de la 6ª costilla. Se dirige adelante y medialmente, llegando al borde anterior del pulmón, atraviesa la parte prehiliar de la cara mediastínica y llega al hilio.

Separa:

  • El lóbulo superior del lóbulo medio, según un plano horizontal algo oblicuo adelante y en sentido lateral.

FISURAS DEL PULMÓN IZQUIERDO

Existe solo una: fisura oblicua:

Su contorno es semejante al que presenta su homologa derecha. Separa el lóbulo superior de lóbulo inferior, pero el plano fisural es irregular: tiene forma helicoidal, con una parte superior orientada adelante y lateralmente y una parte inferior que mira adelante y medialmente. Se presenta completa con más frecuencia que la fisura oblicua derecha.


Fisuras supernumerarias:

Cuando existen, sustituyen a un plano intersegmentario al que reemplazan en forma variable. Difícilmente llegan en su profundidad al hilio. No adoptan una disposición arbitraria: el asiento más común puede observarse:

  • Entre el segmento superior del lóbulo inferior y el segmento basal posterior.
  • Entre los dos segmentos del lóbulo medio derecho.
  • Entre la língula del lóbulo superior izquierdo y la porción anteroinferior del culmen del mismo lóbulo.

Se pueden observar en forma variable fisuras incompletas o esbozos de fisuras en otros planos intersegmentarios o intersubsegmentarios que asientan en estos planos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada